Bricogarden

lunes, 8 de septiembre de 2008

El hecho de no tener trabajo desde que aterricé en Australia (aunque en España llevaba 7 meses igual) hace que tenga mucho tiempo libre, pero claro, esto puede ser un problema cuando vives en una casa que no tiene sofá, televisión o internet, en la que sólo tienes cuatro libros (ya me he leído 3) y además ya te has visto todas las películas y series que tienes en el disco duro. Debido a todo esto cuando estoy en casa me dedico al maravilloso mundo del bricolaje y la jardinería, o como diría el de la tele “bricogarden”. Este hobby se convierte en una penosa tarea si apenas tienes herramientas, pero al final con ganas e imaginación todo se puede, incluso hacer agujeros para unos transplantes con un palo o tomar medidas para los cortes con el cable usb de recargar el ipod.


Usando listones de madera que encontramos apilados en el garaje (una mina llena de trastos), hemos fabricado una mesa ideal, perfecta para exteriores aunque un pelín inestable (se solucionará), fue un poco pesadilla cortar todas las maderas con un serrucho de 5 euros pero al final ha merecido la pena. También hemos arreglado un mueble cajonera que estaba comio de mierda y con la pintura en ruinas, nada que un buen manguerazo, varias horas de lijado, dos capas de imprimación y otras dos manos de pintura no solucionen, al final ha quedado de arte.


Ya estamos trabajando en el siguiente proyecto, aunque este se va a retrasar porque creo que dentro de poco voy a empezar a tener menos tiempo libre, jejeje (risa socarrona).





2 comentarios:

Sara dijo...

Pero... que trabajo mas estupendo!!
La verdad es que nadie se podía imaginar lo que la necesidad podía llegar a desarrollar en vosotros "lo que al bricolaje se refiere". Además, la foto al menos, da el "pego", así que de nuevo tenéis nuestra admiración.
Y la estanterías??

J.L. Pérez dijo...

Me alegro de que vayas a tener menos tiempo y más dinero supongo.
Esta mu bien lo del bricogarden, pero hasta la fecha sólo hemos visto fotos de la casa vacía. Algunos empezamos a sospechar